Ir a Inicio
Ir a Reyes de Navarra

Ir a Rey anterior

Ir a Rey posterior

Teobaldo II "el Joven"
Rey de Navarra (1239<1253-1270>1270)

Genealogía


Su reinado

Teobaldo II nació en Provins (Champaña) en 1239. Cuando murió su padre Teobaldo I en 1253, accedió al trono de Navarra y al condado de Champaña y Brie. Al ser menor de edad, su madre Margarita de Borbón asumió inicialmente la regencia. Para proteger el trono de su hijo ante las apetencias expansionistas de Alfonso X de Castilla, Margarita firmó en Tudela un acuerdo de defensa mutua con Jaime I de Aragón en el que se incluía un acuerdo matrimonial entre Teobaldo II y la infanta aragonesa Constanza, y en caso de no realizarse, se pactaba que Teobaldo II no se casaría tampoco con Leonor, hermana de Alfonso X. En noviembre, los estamentos navarros reunidos en cortes alzaron rey a Teobaldo II tras hacerle jurar los fueros y la restitución de los derechos a personas o colectividades que se considerasen perjudicadas en tiempos anteriores. Además, le impusieron un consejo de doce ricoshombres presididos por un amo que haría las funciones de rey hasta que cumpliera los veintiún años.

En 1254, descartada la posible coalición antinavarra con Aragón, Alfonso X buscó la alianza con Enrique III de Inglaterra con el que firmó en Toledo un acuerdo de colaboración armada contra Navarra. En él, el castellano renunciaba a sus derechos sobre Gascuña, que provenían de la dote de su bisabuela Leonor de Aquitania, y se acordaba el matrimonio del heredero inglés con la infanta Leonor, hermana Alfonso X. Frente a aquella amenaza, Teobaldo II, a través de su consejo de regencia, reeditó el pacto de defensa con Jaime I en Monteagudo.

En abril de aquel año, con motivo del desplazamiento de Teobaldo II a Champaña, se nombró senescal para gobernar el reino al ricohombre Sancho Fernández de Monteagudo, partidario de la alianza con Aragón. En Francia, Teobaldo II pidió y obtuvo del papa Inocencio IV que le desligara de los juramentos que hizo para acceder al trono de Navarra.

En 1255 comenzó a disiparse la amenaza de Castilla sobre Navarra debido a que Alfonso X se encontraba inmerso en su afán de conseguir la corona imperial, y que Jaime I se mostraba inflexible en su protección a Teobaldo II y, además, había conseguido las adhesiones de Álvaro Pérez, señor de Albarracín, de Diego López de Haro, señor de Vizcaya, y del infante Enrique de Castilla, entre otras.

A finales de aquel año, después de haberse casado con Isabel, hija de Luis IX de Francia, y de haber renovado el homenaje feudal al rey francés, consiguiendo con ello su apoyo y protección, Teobaldo II regresó a Navarra. Ya en su reino, y aconsejado por su suegro, inició un gobierno personal exigiendo juramentos individuales de fidelidad a los ricoshombres y firmó un tratado de paz por separado con Castilla marginando a Aragón. El cambio de política, tanto interior como exterior, hizo que el senescal Sancho Fernández de Monteagudo abandonara su función y se pasara al servicio de Jaime I. Sólo le quedaba a Teobaldo II resolver el contencioso, que se remontaba al reinado de Teobaldo I, entre la corona y el obispo de Pamplona Pedro Jiménez de Gazólaz. Lo consiguió en una reunión en Estella con el obispo. Allí acordaron: que las normas canónicas en los asuntos eclesiásticos serían privativas de la iglesia sin interferencias de la corona, que se restituirían al obispado los castillos de Oro y Monjardín, y que se actualizaría el señorío sobre Pamplona repartiéndose entre la corona y el obispado las rentas de aquella ciudad, además, se permitiría al rey poseer propiedades en Pamplona. Con este acuerdo, la ciudad dejaba de ser exclusivamente episcopal.

El año terminó con el nombramiento, por parte de Teobaldo II, de un nuevo senescal en la persona del champañés Joffre de Bourlemont.

En enero de 1256, Alfonso X se reunió en Vitoria con Teobaldo II y le entregó con carácter vitalicio San Sebastián y Fuenterrabía, con lo que se puso de manifiesto la aproximación de los dos reinos. Tres meses más tarde, Jaime I se reunió en Soria con Alfonso X para renovar su amistad, tratar de la renuncia del castellano a sus derechos sobre Navarra y la devolución de algunos castillos aragoneses; a cambio, los nobles castellanos refugiados en Navarra y enemigos de Alfonso X, deberían volver a Castilla, incluido Diego López de Haro. Con ello, se disipó definitivamente la amenaza castellana.

En febrero de aquel año, solucionados los problemas del reino, Teobaldo II volvió a sus posesiones de Champaña.

A finales de 1257, el senescal Joffre de Bourlemont firmó con Jaime I una tregua que puso fin a las hostilidades entre las villas fronterizas de Navarra y Aragón.

En septiembre de aquel año, el papa Alejandro IV, por denuncia de los canónigos del cabildo de Pamplona, anuló totalmente el acuerdo de Estella, y, además, por medio de una bula especial invalidó el artículo relativo a la mitad de las rentas que se concedía al rey en Pamplona. El obispo, disconforme con la sentencia, se desplazó a Roma para defender el acuerdo, pero sólo consiguió que el papa pusiera en manos del cardenal Ricardo la resolución del contencioso.

En 1258, Teobaldo II, que había hecho un viaje de un mes de duración a Navarra, nombró senescal, en sustitución del anterior, a Clemente de Launay.

En 1259, el cardenal Ricardo reafirmó la sentencia de Estella en contra del obispo y mandó al arzobispo de Toledo que hiciera respetar la decisión tomada.

En 1261, el senescal navarro se reunió en Eznatea con el adelantado de Castilla y con el gobernador de Álava y Guipúzcoa para tratar de resolver el problema común del bandolerismo en la frontera navarro-castellana.

Entre noviembre de 1263 y diciembre de 1264, Teobaldo II permaneció en Navarra, dedicándose, entre otros asuntos de gobierno, a recorrer diversos municipios a los que intentó, con escaso éxito, potenciar otorgándoles fueros de repoblación. Entre ellos estaban Tiebas, Torralba del Río y Lanz. Después regresó a Champaña, donde tenía superiores intereses, tanto políticos, por su relación con Luis IX, como económicos, porque las rentas de su condado casi cuadriplicaban las de Navarra.

En 1265, la aceptación por parte de Teobaldo II de los derechos sucesorios del condado de Bigorra, en Ultrapuertos, provocó un conflicto que acabaría en guerra. El problema comenzó en 1256 cuando el condado de Bigorra fue transferido temporalmente por el nieto de Petronila, última condesa, al conde de Leicester, senescal de Gascuña y vasallo de Enrique III de Inglaterra. Años más tarde, en 1265, el senescal, en aquel tiempo enemigo del rey inglés, fue derrotado y muerto por las tropas de éste. La viuda e hijo del senescal se refugiaron en Francia y cedieron los derechos del condado a Teobaldo II, sin tener en cuenta que Matha, hija de Petronila y esposa de Gastón VII de Bearn, había reivindicado anteriormente sus derechos. La incorporación de Bigorra a la órbita navarra motivó la hostilidad de Enrique III que vio debilitaba su influencia en aquella zona. Este debilitamiento era beneficioso para los intereses de los magnates gascones y para Luis IX, por lo que se pusieron a favor de Teobaldo II en el inminente conflicto armado.

En enero de 1266, Teobaldo II volvió a Navarra y se preparó para marchar contra los ingleses. En el verano, con un gran despliegue militar, inició la campaña por Ultrapuertos y avanzó hasta la línea de Bayona-Lourdes. En diciembre, Enrique III consiguió una tregua gracias a la mediación de Luis IX.

En junio de ese mismo año, para protegerse de los posibles abusos de Teobaldo II, los jurados de cada uno de los cuatro burgos que configuraban la ciudad de Pamplona (San Cernin, San Nicolás, San Miguel y la Navarrería), decidieron fusionar sus concejos y magistrados locales.

En marzo de 1267, Teobaldo II regresó vencedor a su condado de Champaña.

En 1269 se renovó la paz con Inglaterra, pero el pleito sobre el condado de Bigorra pasó al parlamento de París, que tardó varios años en dictar un veredicto.

Teobaldo II efectuó en ese año una estancia de cinco meses en Navarra.

En julio de 1270, después de nombrar senescal de Navarra a su hermano Enrique, Teobaldo II embarcó en Marsella para participar en la cruzada en Tierra Santa. En Cerdeña se reunió con su suegro que había salido con antelación, y allí, por intereses de Carlos de Anjou, rey de Sicilia y hermano de Luis IX, se decidió marchar contra Túnez. Desembarcados cerca de Cartago, los cruzados se enfrentaron durante unos pocos meses a los tunecinos y a la peste. Esta alcanzó a Luis IX, que murió en aquellas tierras. Teobaldo II también se contagió, pero pudo llegar a Trápani, Sicilia, donde murió el veintiuno de diciembre de aquel año sin dejar un heredero.

El reinado de Teobaldo II se caracterizó por continuar y consolidar las reformas iniciadas por su padre en política interior. Así, entre otras reformas: centralizó la administración siguiendo el modelo francés; dividió el territorio en distritos o merindades: Tudela, Estella, Pamplona y Sangüesa, más la tierra de Ultrapuertos; y pasó la administración de justicia a las merindades.

 

Sucesos contemporáneos

Ir a los sucesos

 

Reyes y gobernantes coetáneos

Castilla y León:  

Rey de Castilla y León.

Alfonso X "el Sabio" (1252-1284).

Aragón:

Rey de la Corona de Aragón.

Jaime I "el Conquistador" (1213-1276).

Condados catalanes
no integrados en la
Corona de Aragón:

Condes de Ampurias.

Ponce IV (1230-1269).
Hugo V (1269-1277).

Condes de Pallars-Sobirá.

Roger II (1236-1256).
Arnaldo Roger (1256-1288).

Al-Andalus:

Terceros reinos de taifas.

Régulo de la taifa de Menorca.

Abú Said Utman ben Hakam (1229-1281).

------- Reino vasallo de Aragón desde 1231.

Rey del reino nazarí de Granada.

Muhammad I ben Yusuf ben Nasr al-Ahmar (1238-1273).

Régulo de la taifa de Niebla.

Suaib ben Muhammad ben Mahfuz (1234-1262).

------- 1253.- Reino vasallo de Castilla-León.

------- 1262.- Conquistado por Castilla-León.

Portugal:

Rey de Portugal.

Alfonso III (1247-1279).

Francia:

Reyes de Francia.
(Dinastía Capeta).

Luis IX "el Santo" (1226-1270).
Felipe III "el Atrevido" (1270-1285).

Alemania:

Rey de Germania.
(Dinastía de Hohenstaufen)

Conrado IV (1250-1254).

------- 1254-1273.- Interregno.

Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

------- Sin emperador.

Reyes de Romanos.

Conrado IV (1250-1254).
Ricardo de cornualles (1257-1272).

Italia:

Reyes de Italia (Norte).

Perteneciente al Sacro Imperio Romano Germánico.

Dux de la República de Venecia.

Reniero Zeno (1252-1268).
Lorenzo Tiepolo (1268-1275).

Estados Pontificios. (Papas).

Inocencio IV (1243-1254).
Alejandro IV (1254-1261).
Urbano IV (1261-1264).
Clemente IV (1265-1268).

------- Sede vacante desde 1268 a 1271.

 

Reyes de Sicilia. (Sicilia y Nápoles).
(Dinastía Hohenstauffen)

Conrado I (1250-1254).
Conrado II o Conradino (1254-1258).
Manfredo (1258-1266).

(Dinastía Anjou-Sicilia)

Carlos I de Anjou (1266-1285).

Britania:

Escocia:

Rey de Escocia.

Alejandro III (1249-1286).

Inglaterra:

Rey de Inglaterra.

Enrique III (1216-1272).

Gales:

Rey de Gwynedd, Powys y Deheubarth.

Llywelyn "el Último" (1246-1282).

División del
Imperio bizantino. (Bizancio):

Imperio de Nicea.
Emperadores.
(Dinastía Lascaris)

Juan III (1222-1254).
Teodoro II (1254-1258).
Juan IV (1258-1261) y Miguel VIII (1259-1261).

------- Restauración del imperio bizantino en 1261.

Imperio Latino de Constantinopla.
Emperadores.

Balduino II (1228-1261).

------- Conquistado por el imperio de Nicea en 1261.

Imperio de Trebisonda.
Emperadores.

Manuel I (1238-1263).
Andrónico II (1263-1266).
Jorge (1266-1280).

Despotado de Épiro.
Déspotas.
(Dinastía Comneno)

Miguel II (1231-1268).
Nicéforo I (1268-1289).

Imperio Bizantino.
Emperador.
(Dinastía Paleóloga)

Miguel VIII (1261-1282).

Imperios y sultanatos musulmanes: Califato árabe abbasí:

Califa abbasí. (Bagdad).

Abú Ahmad al-Mustasim (1242-1258).

------ 1258.- Saqueo de Bagdad por los mongoles.

Califas abbasíes. (Dentro del sultanato mameluco de El Cairo).

Al- Mustansir II (1261-1262).
Al-Hakim I (1262-1302).

Califato almohade:

Califas almohades. (Marrakech).

Abú Hafs Umar al-Murtada (1248-1266).
Abú al-Ula Idris Abú Dabbus al-Watiq (1266-1269).

------ 1269.- Fin del Imperio almohade a manos de los Benimerines.

Sultanato benimerí:

Sultán.

Abú Yusuf Yaqub (1269-1286).

Arriba