Inicio
Reyes visigodos
Rey anterior
Rey posterior

Walia
Rey de los visigodos (?<415-418>418)

Genealogía

 

Su reinado

Casi al mismo tiempo que proclamaron a Sigerico, otro sector antirromano de los visigodos nombró rey a Walia, quien no tardó en propiciar el asesinato del primero y en acabar por la fuerza con sus oponentes.

Cuando Walia subió al poder, la situación del pueblo visigodo era calamitosa; el bloqueo romano se había extendido hasta los puertos hispanos y la necesidad de alimentos era apremiante. Ante estas graves circunstancias, Walia resucitó la vieja idea de Alarico de llevar a su pueblo hasta el norte de África. En el 415 iniciaron la marcha y cruzaron Hispania sin encontrar resistencia, ni por parte romana ni del resto de pueblos germanos que se habían asentado en ella. Al llegar al estrecho de Gibraltar e iniciar la travesía, una tormenta dispersó las primeras naves y los temerosos visigodos, poco diestros en las artes marineras, decidieron abandonar la idea, volviéndose a repetir la misma situación de 5 años atrás en Italia.

Fracasado el intento de llegar hasta África, los visigodos vagaron por el sur de Hispania, sin alimentos y sin rumbo fijo. Esta circunstancia fue aprovechada por el emperador romano, ya que los visigodos necesitaban alimentos que Roma podría proporcionar y los romanos tenían en Hispania numerosos pueblos invasores que los visigodos podrían aplastar.

Las conversaciones no se hicieron esperar. En 416, Walia firmó un "foedus" o tratado con el general Constancio por el cual los romanos se comprometían a admitir a los visigodos como federados del imperio, y a abastecerles con 600.000 medidas de trigo. A cambio, los visigodos deberían devolver a la todavía rehén Gala Placidia, y comprometerse a limpiar Hispania del resto de pueblos germanos. Walia demostró su condición de astuto y hábil político logrando convencer a su gente para luchar en favor de quien era su enemigo mas odiado, el emperador Honorio.

En 418, con una rapidez asombrosa, los visigodos aniquilaron a los vándalos silingos de la Bética y su rey Fredbal fue hecho prisionero y llevado a Roma. Más tarde les tocó el turno a los alanos, su rey Adax murió y los escasos supervivientes se refugiaron entre los vándalos asdingos del rey Gunderico, que estaban asentados en Gallaecia (Galicia). Únicamente quedaban en pie dos pueblos: suevos y vandalos asdingos y su suerte parecía estar echada. Entonces se produjo un cambio en la política romana, prefirieron seguir dejando establecidos a estos pueblos en Hispania y ofrecieron a Walia la posibilidad de formar un reino en la región de Aquitania Secunda. Walia no rechazó el ofrecimiento, los visigodos dejaron de combatir y se dirigieron hacia sus nuevas tierras en la Galia. Sus fronteras por el sur debieron ser los Pirineos, y dentro del territorio que ocuparon estaban, entre otras, las ciudades de Burdeos, Angulema, Poitiers y algunas ciudades de la Narbonense, como Tolosa que fue escogida como capital.

De este modo, Walia se convirtió oficialmente en el primer rey visigodo, pero no pudo disfrutar mucho de su éxito, pues moriría ese mismo año.

 

Reyes y gobernantes coetáneos

Hispania:

Rey de los vándalos silingos. (Bética).

Fredbal (409-418).

Rey de lo alanos. (Franja central de Hispania).

Adax (409-418).

Rey de los vándalos asdingos. (Galicia).

Gunderico (406-428).

Rey de los suevos. (Norte de Portugal, parte de Galicia y León).

Hermerico (406-438).

Las Galias:

Rey de los burgundios.

Gundicario (413-436).

Imperio romano occidental:

Emperador.

Honorio (395-423).

Roma. (Papas).

San Inocencio I (401-417).
San Zosimo (417-418).
San Bonifacio (418-422).

Bizancio:

Emperador.

Teodosio II "el Joven" (408-450).

Arriba