Ir a Inicio
Ir a Reyes de Granada
Ir a Rey anterior de Granada
Ir a Rey posterior de Granada

Muhammad V
Emir de Granada (1339<1354-1359>1391) 1ª vez

Genealogía


Su reinado

Abú Abd Allah Muhammad ben Yusuf ben Ismail nació en la Alhambra de Granada en 1339 y era hijo del emir nazarí Yusuf I y de su esposa Butayna, antigua esclava cristiana. Subió al trono después del asesinato de su padre cuando se encontraba muy cerca de la mayoría de edad. Además de una hermana llamada Aisha, Muhammad tenía siete hermanastros de ambos sexos, hijos de Maryam, otra esposa de origen cristiano de su padre. Ismail, el mayor de sus hermanastros era nueve meses menor que Muhammad, pero Yusuf I le nombró heredero debido al gran afecto que le tenía. Tiempo después, el emir cambió de criterio y nombró sucesor a su primogénito Muhammad. Dada su juventud, el reino fue gobernado, con gran acierto, por el poderoso hayib (primer ministro) Ridwan, que ya había ejercido el mismo cargo en los dos reinados anteriores, auxiliado por el visir Ibn al-Jatib y por Yahya ben Umar ben Rahhú, jefe de los guza (combatientes de la fe), que eran tropas africanas al servicio de los nazaríes y enemigos de los benimerines o meriníes.

Una de las primeras actuaciones de Muhammad V fue la de recluir a su hermanastro Ismail, junto con sus otros hermanos y madre, en un palacete apartado del palacio real donde fueron tratados con exquisita generosidad por el nuevo emir. Lo hizo porque su apartamiento del acceso al trono podría, por la frustración de sus aspiraciones, ser causa de una posible amenaza.

También en su primer año de reinado, Muhammad V intentó establecer buenas relaciones con los reinos vecinos. En primer lugar, renovó el tratado de paz que su padre había firmado con Pedro I, rey de Castilla y León, por el que Granada entraba en vasallaje y debía pagar tributos; con Aragón, las relaciones fueron más conflictivas y hubo incidentes fronterizos y ataque de naves mallorquinas a las costas nazaríes, aunque, según mensajes que se cruzaron, se debió alcanzar un acuerdo de paz antes de septiembre de aquel año. En lo que respecta al sultanato benimerín del noroeste de África, Muhammad V procuró mejorar sus relaciones enviando a Fez, capital de los meriníes, a su visir Ibn al-Ja?ib, que causó una grata impresión en el sultán Abú Inan Faris por el poema que le dedicó. Pero la ambición expansionista de éste sobre al-Andalus impidió un posible acercamiento.

En noviembre de 1355, el alcaide de la plaza de Gibraltar, posesión benimerín, se sublevó contra el sultán meriní, pero a los pocos días los habitantes de la localidad se alzaron contra el rebelde y lo enviaron encadenado a Fez.

En julio de 1357, el sultán meriní Abú Inan Faris firmó un tratado de paz por diez años de duración con Pedro IV, rey de la Corona de Aragón.

En 1358, Muhammad V, como vasallo de Castilla, facilitó naves, puertos y fuerzas terrestres a Pedro I en su guerra contra Pedro IV, la llamada Guerra de los dos Pedros. A pesar de ello, el rey aragonés no dio por roto el tratado de paz para intentar detener el apoyo del emir nazarí a Pedro I.

En julio de 1359, el nuevo sultán meriní Abú Salim Ibrahim, que había estado refugiado en Granada por oponerse a su hermano Abú Inan Faris, firmó un tratado de paz con Muhammad V.

En agosto de aquel año, Muhammad V fue destronado por una conspiración palaciega auspiciada por Maryam, esposa del difunto emir Yusuf I, que había instigado a su yerno Abú Allah Muhammad, primo del emir Muhammad V, para que organizara un complot que instalara en el trono nazarí a su hijo Ismail. Los conjurados habían escalado las murallas de la Alhambra, reducido a la guardia real y asesinado al hayib Ridwan. A continuación entronizaron a Ismail. Muhammad V logró salvar su vida porque se encontraba fuera de la Alhambra junto con su hijo Yusuf, lo que le permitió poder huir a Guadix (Granada). Allí consiguió resistir los ataques que le lanzó el nuevo emir Ismail II, gracias a la ayuda de los habitantes y del jefe de los guza de la ciudad. Muhammad V pidió ayuda a Pedro I, pero éste se la negó porque prefirió reconocer a Ismaíl II. Por ello, Muhammad V solicitó asilo al sultán Abú Salim Ibrahim, que se lo concedió.

En noviembre de aquel año, Muhammad V abandonó Guadix y, en compañía de su hijo, de sus partidarios y del visir Ibn al-Jatib, que había sido liberado a petición del sultán Abú Salim Ibrahim, viajó hasta Marbella (Málaga) desde donde zarpó para dirigirse a Ceuta (norte de África) y luego a Fez, donde se instaló.


Sucesos contemporáneos

Ir a los sucesos


Reyes y gobernantes coetáneos (sólo en la Península Ibérica)

Castilla y León:  

Rey de Castilla y León.

Pedro I "el Cruel" (1350-1369).

Aragón:

Rey de la Corona de Aragón.

Pedro IV "el Ceremonioso" (1336-1387).

Navarra:

Rey de Navarra.

Carlos II "el Malo" (1349-1387).

Condado catalán
no integrado en la
Corona de Aragón:

Conde de Pallars-Sobirá.

Hugo Roger I (1350-1366).

Portugal:

Reyes de Portugal.

Alfonso IV (1325-1357).
Pedro I (1357-1367).

Arriba